Novena a San José Sánchez del Río: Día 7

Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos, Señor, Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Acto de contrición
Señor mío, Jesucristo,
Dios y Hombre verdadero, Creador y Redentor mío,
por ser Tú quien eres y porque te amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberte ofendido;
quiero y propongo firmemente confesarme a su tiempo.
Ofrezco, mi vida, obras y trabajos,
en satisfacción de mis pecados, y confío en tu bondad y misericordia infinita,
que los perdonaras y me darás la gracia para no volver a ofenderte. Amén.

Oración Inicial
¡Oh bendito José Sánchez del Río! Como uno de tus devotos me dirijo a ti en este día. A ti elevo mis débiles oraciones. Tu protección imploro y bajo ella espero merecer del Altísimo el ser socorrido en mis necesidades.

Día Séptimo
Expiación del pecado y plena salvación. El que muere por Cristo en ese bautismo segundo del martirio, a veces llamado «bautismo de sangre», por esa entrega suya de amor supremo, queda libre de todos sus pecados. Dios se los perdona, aunque no haya recibido el bautismo sacramental. Muchos mártires, cuando escuchan al tribunal que dicta su sentencia de muerte, responden gozosos: ¡Gracias a Dios!, pues entienden su martirio como un privilegio, como una participación gloriosa en la Cruz de Cristo, como la más alta de las gracias posibles.
Poco antes que iniciara el martirio, le desollaron las plantas de los pies. Uno de los verdugos de San José Sánchez del Río, cegado de rabia, al ver que no se acobardaba, ordenó a los soldados que lo apuñalaran para evitar que en el pueblo se escucharan los balazos. A cada puñalada gritaba ¡Viva Cristo Rey!

Acto de fe esperanza y caridad para rezarlo todos los días después de la reflexión

Acto de fe
Dios mío, creo en ti, porque eres la verdad misma; también creo firmemente todo lo que cree y enseña la Iglesia Católica, porque Tú lo has revelado y no puedes engañarte ni engañarnos. Permíteme ser fuerte como San José Sánchez del Río, y ser capaz de entregar mi vida como él la entregó por ti. Rezar: Padre nuestro, Ave María y Gloria. San José Sánchez del Río – Ruega por nosotros. (3 veces)

Acto de esperanza
Dios mío, espero que, por los méritos de Nuestro Señor Jesucristo, me concederás tu gracia en este mundo; y si observo los mandamientos, la vida eterna en el otro, porque eres infinitamente bueno, infinita mente poderoso y fiel a tus promesas. Permíteme tener como primordial el cielo que me tienes prometido, para que como San José Sánchez del Río, vea la muerte corporal como un paso para estar contigo eternamente. Rezar: Padre nuestro, Ave María y Gloria. San José Sánchez del Río – Ruega por nosotros. (3 veces)

Acto de caridad
Dios mío, te amo con todo mi corazón y sobre todas las cosas, porque eres infinitamente bueno y amable; amo también a mi prójimo como a mí mismo, por tu amor. Permíteme amarte cada día más y por amor, dar la vida por ti, como la dio San José Sánchez del Río, para que ardiendo en tu amor, pueda dar testimonio con mi propia vida de que tú existes. Rezar: Padre nuestro, Ave María y Gloria. San José Sánchez del Río – Ruega por nosotros. (3 veces)

 

Relato del Padre Enrique sobre su encuentro con San José Sánchez del Río (José Luis):

Al aceptar yo, él propone:

Que tú vas a pedir siempre por mí; y que yo pediré siempre por ti. ¿Aceptas?

-Así lo haré. Gracias, José Luis-.

-Pues el trato está hecho, concluye José Luis. Venga esa mano. Y estrecha fuertemente mi mano con la suya que portaba el estandarte de Cristo Rey, añadiendo; “Ahora, hasta que Dios quiera: hasta pronto o hasta el Cielo…” (continuará…)

 

Oración de petición por intercesión de San José Sánchez del Río

Preside:

Oremos hermanos a Dios nuestro Padre, por intercesión de San José Sánchez del Río. Decimos todos: Escúchanos Padre.

  • Por la Iglesia para que siga siendo sacramento universal de salvación. Oremos.
  • Por el Santo Padre, para que su testimonio de vida promueva los procesos de misericordia y compasión en nuestras comunidades parroquiales y sacerdotales. Oremos.
  • Pedimos hoy por intercesión de San José Sánchez del Río la abundancia de gracias para nuestros bienhechores espirituales, religiosos, religiosas y grupos apostólicos, que cada día rezan por nosotros. Oremos.
  • Por los bienhechores materiales, que con su aportación económica hacen posible la existencia de esta Confraternidad, para que Dios les recompense por todo cuanto hacen por nosotros. Oremos.
  • Por los enfermos que oran y ofrecen sus dolores y enfermedades por los sacerdotes y seminaristas de la Confraternidad, para que reciban de Dios la fortaleza y los lleve a tener una vida santa. Oremos.
  • Por los familiares de los miembros de la Confraternidad, para que vivan el espíritu sacerdotal recibido en el bautismo y Dios los recompense por haber entregado a un miembro de su familia al servicio de Dios. Oremos.
  • Por los bienhechores de la Confraternidad que han partido a la Casa del Padre, para que por intercesión de San José Sánchez del Río reciban en el cielo el premio eterno por tanto bien que han hecho. Oremos.

Movidos por el espíritu filial, digamos la oración que nuestro Señor Jesucristo nos enseñó: Padre Nuestro…


Oración final:

Señor Dios, que otorgaste la palma del martirio, a San José Sánchez del Río al profesar y defender con su sangre la fe en Cristo, Rey del Universo. Concédenos por su intercesión alcanzar la gracia de ser como él: fuertes en la fe, seguros en la esperanza y constantes en la caridad. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amén.

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna. Amén.

 

 

Autor entrada: SGCORC