El Señor sigue llamando

El Señor sigue llamando

Ordenación de diaconado del Lino Mondragón Guijón

En torno a la fiesta de la Santa Cruz, en la Casa General “Pater Noster”, Mons. Eduardo Carmona Ortega, Obispo de Parral Chihuahua, vivimos la ordenación diaconal de D. lino Mondragón Guijón, como una bendición de parte del Señor para esta Confraternidad Sacerdotal de Operarios del Reino de Cristo.

Fue un día lleno de luz con la presencia de un amplio número de sacerdotes tanto de la Confraternidad como de la diócesis de Querétaro, compañeros suyos. También muchas personas familiares que se trasladaron en autobús desde su pueblo natal, Numarán, Mich., también feligreses de Tulpetlac, lugar donde he estado sirviendo hasta ahora, igualmente amigos y bienhechores de esta Confraternidad de Querétaro.

Antes de la celebración Lino hizo ante el director Regional de México su profesión de fe, así como su manifestación de libertad y promesa de celibato en el pequeño oratorio de la Casa General. Cabe destacar que esta es la primera vez que se realiza en esta Casa un evento de esta magnitud.

Mons. Carmona, quien es miembro de esta Asociación Sacerdotal presidió y ordenó al P. Lino en una celebración muy emotiva. En ella el sr. Obispo le dijo que sea sencillo, servicial, que se preocupe por los pobres, por servirlos. Le indicó la trascendencia que tiene este evento porque ya es completamente de Dios por el sacramento del Orden que recibe. Por él es llamado a identificarse más estrechamente con el Señor.

Por esto está llamado a ser servidor siempre. Servidor es una disposición del corazón. Si Jesucristo es servidor y yo soy quien representa a Jesucristo, cómo? Detectando las necesidades de los demás y satisfacerlas. Tu tiempo ya  no es más tu tiempo, tus capacidades ya no son tuyas, son para el Pueblo de Dios, todo lo que tú tienes, todo lo que tú sabes es para la comunidad.

Hay que pasar de la representación de Cristo (sacerdote, profeta y rey) a la imitación de Cristo, imagen de Cristo por los consejos evangélicos (pobre, casto y obediente). A partir der hoy (tu corazón, tu mente, tus afectos), todo le pertenece a Cristo, y ha de servir para tu identificación con Él, para que seas una perfecta imagen de Cristo.

Continuó diciendo,  nos dice Jesús: A ustedes ya no los llamo siervos, a ustedes los llamo amigos y a los amigos no se les dan órdenes, se les dan consejos y estos son: sé pobre como yo, sé casto como yo y sé obediente como yo. Particularmente, Lino, hoy haces promesa de obediencia, para que se haga la Voluntad de Dios. Esta obediencia se lleva a cabo a través de mediaciones, es una obediencia jerárquica: obispo, superiores general o regional, superior local, etc. Lo que interesa es lo que representa. Esta mediación es la que me santifica.

También hay obediencia fraterna: hacer buen ambiente, ser buen compañero, trata de saber ser buen hermano. Nuestra identidad de operario es vivir en comunidad.

También está la obediencia al pueblo de Dios: disponibilidad. Constitutivo de la Confraternidad.

A partir de ahora estás llamado a ser célibe, obediente y pobre como Jesús. Quien nos va a abrir la puerta del Reino de los cielos serán los pobres a quienes nosotros hayamos servido. El Papa Francisco nos dice: quiero una Iglesia pobre y para los pobres. El amor preferente verdadero es a los pobres.

Lino, si eres fiel serás feliz. Lo tienes todo para lograrlo.

Finalmente, pudimos compartir la mesa con todos los invitados, experimentando la alegría de tener un nuevo diácono al servicio de la Iglesia.

Damos gracias a Dios porque el Señor ha estado grande con nosotros.

Autor entrada: Webmaster